FIN.

¿Sabes una cosa?
Que me rindo, que fin. Que debí de haberlo hecho hace mucho tiempo, pero en lugar de ello he seguido manteniendo la esperanza en todo momento, he seguido pensando todo este tiempo que todo se arreglaría, que todo volvería a ser como antes, SÍ, como un gilipollas, como el gilipollas que soy. Algo que debí de haber puesto fin hace mucho tiempo, que debí de olvidar hace mucho tiempo y sin embargo he estado como un gilipollas amargandome, triste, deprimido por algo que sabía que nunca iba a pasar pero que sin embargo seguía esperando cada día que ocurriese. He estado demasiado tiempo detrás de un sueño que acabó convirtiendose en imposible, y que ha podido completamente conmigo. Si sigo igual, si sigo por esa persona, si sigo sintiendo lo mismo va a acabar siendo mi ruina. Ya he pasado por demasiado para seguir igual un día tras otro, creyendo como el gilipollas que soy que no debo de rendirme, que no debo de darlo todo por perdido, no aún. Pero llega un momento en que te das cuenta que es hora de abandonar, es hora de poner fin a todo lo que haya ocurrido o hayas llegado a sentir, de olvidarlo todo y comenzar de nuevo. Llevo demasiado tiempo así, y ya estoy cansado. Si sigo igual solo voy a conseguir seguir estando igual de mal en vano. Y ya es hora de acabar con esto, he dado mucho de mi, por no decir que he dado practicamente todo de mi, para esto, para nada. Cualquiera habría puesto fin a todo hace mucho tiempo, solo un gilipollas habría seguido igual cada día durante tantos meses aún sabiendo lo que le esperaba. Pero que le voy a hacer si soy esa clase de hombre, un gilipollas que debió de haber escuchado a sus amigos hace mucho tiempo, cuando me advirtieron de lo que iba a pasar y yo no les quise escuchar. Pero hasta el más tonto, aún siendo tarde, se acaba dando cuenta de las cosas y acaba poniendo punto y final a la historia. Y de eso se trata todo esto, de un punto y final a esta “historia” que si en algún momento llegó a significar algo para mi ya no tiene ningún valor. Ni lo volverá a tener nunca más.
FIN.

¿Y ahora por qué lloras?

Y de nuevo otra noche en la que no puedo dormir. Y de nuevo no paro de darle vueltas a la cabeza. Pero no pasa nada, tan solo es otra noche más en la que sigo igual de triste. Lo peor de todo es que sigue siendo por lo mismo. Siempre ha sido por lo mismo. Es como una herida que sangra y no cicatriza. Y yo soy un gilipollas por sentirme así, siempre, durante tanto tiempo, y por lo mismo. A ver cuando aprendo y escarmiento de una puta vez. Buenas noches.

Cada vez más rotos…
Cada vez más tú;
Cada vez más yo;
Sin rastro de nosotros.

""

Otro día más.

Leer conversaciones antiguas y bueno… ver como ha cambiado todo.

"Echo de menos tantas cosas"

"Aún sigo mirando como un gilipollas el teléfono, ¿esperando qué?"

Tal vez sin esperar nada.